Una ruta cronológica por Málaga

Por la ciudad de Málaga han pasado, a lo largo de su historia, numerosas civilizaciones que han dejado de una forma u otra su legado. Desde los primeros vestigios de los fenicios hasta el siglo XXI, se sugiere un apasionante recorrido por civilizaciones y tendencias artísticas. De esta forma, se puede hacer una ruta cronológica por Málaga.
Javier Almellones

Javier Almellones

El primer hito se encuentra curiosamente en un hito donde se acumulan otros puntos de interés: el palacio de Buenavista, donde se encuentra el Museo Picasso Málaga. Además del obvio interés de la obra del famoso pintor nacido en la plaza de la Merced, en sus sótanos el visitante se encontrará con unos de los restos arqueológicos más importantes de Andalucía: Los restos de la muralla fenicia de la antigua Malaka. Entre otros vestigios, allí se pueden ver construcciones de finales del siglo VII a. C., parte de una vivienda y restos de una muralla fenicia construida a principios del siglo VI a.C. Se aprecia también una torre púnica perteneciente a la segunda línea de muralla.

No muy lejos de allí la siguiente parada de esta ruta nos conduce hasta el Teatro Romano,  ubicado al pie de la Alcazaba. Fue construido en los primeros años del siglo I D.C, aprovechando precisamente la ladera que discurre desde las murallas árabes. Pese a ello, no fue descubierto hasta 1951, año en el que se estaba llevando a cabo la realización de un jardín que se iba a encontrar en la entrada de la Casa de la Cultura (edificio ya desaparecido). Según se desprende de los estudios realizados, el teatro se construyó en la época de Augusto y fue utilizado hasta el S.III.

Por cercanía y por cronología, hay que acercarse posteriormente a la Alcazaba. Erigida sobre una de las lomas del monte Gibralfaro que se eleva en el mismo centro histórico, la Alcazaba de Málaga, el segundo monumento más visitado de la ciudad, superado sólo por la Catedral, es la construcción más emblemática heredada del pasado árabe. Pese a ello, esta fortaleza tiene cimientos anteriores de los fenicios, quienes fueron los primeros en apreciar  que desde esta loma se avistaba perfectamente la Bahía de Málaga. La ciudadela amurallada -el vocablo ‘alcazaba’ viene del árabe ‘al kasbah’, que significa ciudadela- fue mandada a construir a lo largo del siglo XI (Los historiadores musulmanes afirman que fue e rey bereber Badis ben Habús, quien dio la orden de levantarla entre los años 1057 y 1063) sobre la roca.

Seguidamente, hay que dirigirse al castillo de Gibralfaro, con el que se conecta por el monte del mismo nombre, aunque no esté habilitado un camino para el tránsito de personas. Este recinto amurallado de rasgos andalusíes fue un emplazamiento de vigilancia costera usado tanto por fenicios como romanos. La fortaleza fue ampliada y convertida en castillo por el rey nazarita Yusuf I. Posteriormente, el castillo fue tomado por los Reyes Católicos. Tras el asedio, el rey Fernando lo tomó como residencia, mientras que su esposa Isabel prefirió vivir en la ciudad.

Tras la llamada Reconquista, el primer templo que se levanta es la iglesia de Santiago, donde siglos más tarde se bautizara Picasso. Situada en la calle Granada, se construyó sobre el solar de una antigua mezquita. Su fundación data del 25 de julio de 1490. De la primitiva fachada sólo se conserva, tapiada, la puerta central de estilo mudéjar. La bella torre es también de estilo mudéjar. El interior del templo, gótico-mudéjar, presenta tres naves, aunque en sus orígenes tuvo sólo una.

También sobre una mezquita se erigió la Catedral de Málaga, aunque su arranque ocurrió años más tarde y su construcción se alargó durante siglos. De hecho, todavía hoy no cuenta ni con la cubierta necesaria ni con una de sus dos torres, lo que justifica el apodo que le dan los malagueños: La ‘Manquita’. De su interior cabe destacar la obra escultórica del coro, con 42 tallas realizadas por Pedro de Mena, y los dos órganos, magníficos instrumentos musicales -cuentan con más de 4.000 tubos-, raros ejemplares del siglo XVIII que aún se conservan en buen uso.

El siguiente hito corresponde al XVIII y fue una importante construcción de ingeniería para la ciudad: El Acueducto de San Telmo. Situado sobre el arroyo de Humaina, es una obra colosal del sistema hidráulico. Está construido en ladrillo y aún se conservan algunos de sus tramos urbanos (zona de Ciudad Jardín). Fue mandado a edificar para mejorar el suministro de agua de la ciudad ya que incluso para la época, Málaga carecía de las más elementales medidas higiénico sanitarias, aunque ya desde la época romana se conocen datos con intentos, propuestas y proyectos encaminados a potenciar y mejorar el suministro de la ciudad.

Mucho más contemporáneo es el llamado Puente de los Alemanes, una estructura metálica situada sobre el río Guadalmedina. Sirve para unir el Pasillo de Santa Isabel con Santo Domingo y es fruto de la gratitud de la colonia alemana a la ciudad de Málaga, según indica la placa que cuelga en la pasarela de hierro peatonal: “Alemania donó a Málaga este puente agradecida al heroico auxilio que la ciudad prestó a los náufragos de la fragata de guerra Gneisenau”. Los hechos sucedieron el 18 de diciembre de 1900. La fragata alemana Gneisenau se estrelló contra la escollera del puerto a causa del temporal. Numerosos malagueños se lanzaron al agua para socorrer a los marineros alemanes, lo cual le costó la vida a muchos de ellos. Este hecho le valió a Málaga el título de Muy Hospitalaria que figura en su escudo.

La ruta concluye en un edificio del XX rehabilitado para otro uso en el presente siglo: El actual Centro de Artes Contemporáneos, que antes fue Mercado de Mayoristas. Es un espacio destinado a la reflexión y divulgación del arte contemporáneo. Es innovador y abierto a todo tipo de propuestas artísticas e iniciativas ciudadanas. Una colección permanente formada por más de cuatrocientas obras de arte de los más prestigiosos artistas de la actualidad, una ambiciosa programación de exposiciones, conferencias, talleres, seminarios y actividades hacen del CAC Málaga un centro vivo y único.

Deja un comentario

X