Ruta de las Torres Vigías en la Axarquía

Javier Almellones

Desde Rincón de la Victoria  hasta Maro, que hace frontera con la provincia granadina, se puede realizar la Ruta de las Torres Vigías de la Axarquía. Se trata interesante itinerario turístico (no homologado) en el que se combina el patrimonio arquitectónico de estas atalayas con otros encantos del litoral de la comarca. Casi una veintena de torres vigías marcan esta ruta a modo de hitos, convirtiéndose en guías impertérritas que, a su vez, también recuerdan la importancia estratégica que tuvo este enclave durante la época andalusí y la posterior Reconquista.

Gran parte de estas atalayas se mantienen desde la etapa musulmana, pero otras fueron restauradas o construidas bajo el mandato de los Reyes Católicos por la amenaza constante de los piratas en esta zona del litoral malagueño. A ellas hay que unir las dos fortalezas construidas en el XVIII, como son las de Bezmiliana y del Marqués.

Torre de Benagalbón.

La Ruta de las Torres Vigías de la Axarquía es un itinerario eminentemente costero que permite conocer el rico patrimonio arquitectónico de carácter defensivo que tuvo la costa de la Axarquía. Desde Rincón de la Victoria, en el límite con la ciudad de Málaga, hasta los abruptos acantilados de Maro, se contabilizan no sólo casi una veintena de torres vigías sino también algunas fortalezas levantadas durante el siglo XVIII, como las dos ‘casas fuertes’ de Rincón de la Victoria y Valle Niza. Este recorrido costero es una buena excusa para conocer enclaves urbanos y paisajes de la costa más abrupta de la Axarquía.

La localidad de Rincón de la Victoria, situada en el límite con la ciudad de Málaga, está considerada por uno de sus lemas turísticos más famosos: La Puerta de la Axarquía. En su territorio se fusionan el carácter metropolitano de la capital de la Costa del Sol con las señas propias de la idiosincrasia comarcal, como sus vínculos al mundo de la pasa moscatel o los verdiales. También en su patrimonio arquitectónico se pueden ver construcciones que tenían antaño la misión de la vigilancia costera, que lo hacen merecedor de estar en la Ruta de las Torres Vigías de la Axarquía.

Concretamente, cuenta con dos torres almenaras. La más occidental es la que se levanta en la zona conocida como El Cantal, una llamativa formación rocosa bañada por el Mediterráneo. Esta atalaya, como ocurría hace siglos, permite tener una visión amplia de la costa. En la zona más oriental de su término municipal se encuentra la Torre de Benagalbón, que da nombre a uno de los núcleos urbanos.

Las dos atalayas fueron levantadas originalmente en el siglo XIV por los árabes, aunque fueron reconstruidas posteriormente por los Reyes Católicos. Entre ambas torres, como complemento al sistema de vigilancia, se puede visitar la Casa Fuerte de Bezmiliana. Este recinto amurallado, de planta cuadrangular, tiene una una muralla con dos garitas, desde donde se oteaba la línea marítima para evitar posibles ataques de piratas. Actualmente en este edificio se utiliza como sala de exposiciones.

Litoral veleño

Torre Moya en Benajarafe.

Vélez-Málaga es el municipio costero que más núcleos diseminados tiene a pie de playa. De oeste a este, desde Chilches hasta Lagos, pasando por Torre del Mar, se pueden ver hasta 8 pedanías distintas situadas en el litoral. En casi todas ellas quedan en pie algunas torres o construcciones de vigilancia que tuvieron un papel de vigilancia muy importante hasta hace pocos siglos. Por ese motivo, no podía faltar en esta Ruta de las Torres Vigías de la Axarquía.

La más occidental es la de Chilches, a la que sigue la de Benajarafe, que es una de las almenaras más emblemáticas. Conocida como la Torre de Moya, ofrece unas extraordinarias vistas tanto de esta zona del litoral como de las sierras de alrededor. El lugar sirvió de inspiración al poeta Salvador Rueda, quien escribió aquellos versos dedicados al ‘pescaíto’.

En el núcleo de Valle Niza, al igual que en Rincón de la Victoria, hay una ‘casa fuerte’ del XVIII, aunque hay datos que apuntan a que se levantó originalmente como castillo dos siglos antes. Actualmente está ocupado por una escuela de hostelería, pero su situación a pie de carretera lo convierten en uno de los monumentos más fotografiados de la zona.

Desde allí se pasa por Almayate, donde el recorrido queda marcado por la Torre Manganeta. En este poblado, destaca el cerro del Peñón, sobre todo porque allí se encuentra un toro de Osborne. La altura de la colina es de casi cien metros y está ubicada junto a la playa. Así, se llega hasta Torre del Mar, importante núcleo de Vélez-Málaga, que como indica su nombre debe su origen a la construcción de una atalaya con el mismo apelativo. En sentido hacia algarrobo también se pueden ver las torres de La Caleta y Lagos.

Algarrobo y Torrox

Castillo del Marqués en Valle Niza.

En la localidad de Algarrobo Costa, localidad en la que se localizan las famosas ruinas púnicas de Trayamar, que evidencian la importancia estratégica de este emplazamiento desde hace milenos. De la época árabe se conserva la atalaya más peculiar de este recorrido turístico, ya que se encuentra claramente inclinada aunque no corre riesgo de caerse. No en vano es conocida como Torreladeada o Torre Ladeá. Se encuentra en una zona ajardinada muy cerca del paseo marítimo.

No muy lejos de allí, pero ya del siglo XVI, se localiza otra atalaya algarrobeña, la Torrenueva, también conocida como la Torre Derecha, en contraposición a la inclinada. En el caso de ambas atalayas se han camuflado de alguna forma por el urbanismo de la zona, aunque las dos, situadas muy próximas al paseo marítimo, son de fácil acceso.

La actual denominación de este pueblo hace que tenga mucha relación con esta ruta. De hecho, el vocablo árabe ‘torrox’ significa torre o almenara. En su litoral se conservan dos atalayas, la del Morche (a la que también se la llama Torre del Río Güi) y la de Calaceite, ambas levantadas entre los últimos años del XV y los primeros del XVI.

En la zona de Torrox Costa, también hubo en su época importantes asentamientos de población que construyeron sus propios sistemas de vigilancia. Así, donde actualmente se erige el Faro de Torrox, hubo hace casi dos milenios una villa romana, Caviclum, datada entre los siglos I y IV d. C. Allí se levantó en su momento el Castillo Bajo, que estaba formado por termas, villa con mosaicos y hornos cerámicos que surtían de ánforas, para la salsa de garum y salazones, a la factoría pesquera, cuyas piletas se utilizaron en la posterior necrópolis.

En este espacio litoral, Torrox cuenta con un agradable paseo marítimo en el que, además de restos arqueológicos y el mencionado faro, se puede ver un monolito que indica que por allí pasa el Meridiano de Greenwich.

Nerja y Maro

Torrecilla de Nerja.

La franja litoral más abrupta de la provincia de Málaga es la que se puede visitar entre el casco urbano de Nerja y Cerro Gordo, ya en el término municipal de la localidad granadina de Almuñécar. Esta zona costera, conocida como los Acantilados de Maro, cuenta todavía hoy con media docena de torres vigías. Éstas están situadas en zonas muchas más elevadas que las anteriores y, por tanto, eran más codiciadas por su alcance como elementos de vigilancia. Muchas de ellas son de la época nazarí, pero fueron restauradas con posterioridad, ya fuera tras la conquista por parte de las tropas castellanas, o incluso ya en el siglo XVIII.

Algunas de estas torres fueron las del Río de la Miel, la del Pino, la de Maro o la Torrecilla. Esta última tuvo un gran papel de vigilancia durante el siglo XVIII, aunque fue derribada en parte por soldados ingleses en la Guerra de la Independencia, que querían evitar de esa forma que sirviera de refugio para las tropas napoleónicas. Lo mismo ocurrió con lo que fue hasta entonces conocido como el Castillo Bajo, una antigua fortaleza medieval, que estaba donde el Balcón de Europa.

Esa fortaleza, remodelada en el XVIII para incluir una batería defensiva, es recordada en la actualidad con un cañón. También allí se puede ver una estatua del rey Alfonso XII, quien en su visita a Nerja, tras un terremoto, se vio sorprendido por la belleza de sus vistas panorámicas. Fue entonces cuando el monarca aseguró que se encontraba en el ‘Balcón de Europa’.

Para poder realizar al completo esta ruta hay que tener en cuenta especialmente los horarios de apertura de las casas fuertes de Bezmiliana (Rincón de la Victoria) y del Marqués (Valle Niza). En ambos casos, siempre se pueden ver desde fuera, al igual que la veintena de torres almenaras que se pueden ver en esta itinerario. Casi todas las torres cuentan con buenos accesos, aunque otras, especialmente en Nerja, implican realizar algunas rutas de senderismo por zonas algo abruptas.

Gastronomía

La Ruta de las Torres Vigías de la Axarquía es una buena opción para degustar la cocina marinera de la Axarquía, donde los espetos y el ‘pescaíto’ frito representan sólo la punta de lanza de una rica gastronomía mediterránea, complementada con moluscos, pescados al horno, mariscos y cefalópodos.

En verano, es muy recomendable probar su gama de sopas frías, como el ajoblanco o el gazpacho. En los últimos años, se están elaborando distintos productos alimenticios de gran calidad, como la mermelada de mango, el guacamole axárquico, el ajobacalao de Vélez (a base de pan, bacalao y pimentón), vinos, cervezas y aceites de oliva virgen extra. Entre los dulces, el más famoso de la zona es la torta de Algarrobo.

Curiosidades

Nerja tiene en su patrimonio histórico no sólo torres sino también algunas referencias a la famosa serie televisiva Verano Azul, que en la década de los años 80 convirtió en un destino turístico mucho más famoso.

Por su parte, Torrox presume de tener el mejor clima de Europa. Así lo certifican distintos estudios realizados en el continente que aseguran que la temperatura media de esta localidad es de 18 grados y no tiene temperaturas extremas. De hecho, la diferencia entre el mes más cálido y el más frío es tan sólo sólo de 11 grados centígrados.

Nota:

Esta ruta litoral se puede iniciar en la Torre del Cantal de Rincón de la Victoria, situada sobre una zona de acantilados en una urbanización de carácter residencial. Desde allí toda la ruta recorre la antigua N-340 en sentido siempre hacia la localidad de Nerja.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

X