Almez

Celtis Australis

¿Cómo es?

Este pariente de los olmos es un árbol muy utilizado en jardinería. Nos da sombra en muchas de las avenidas y calles de nuestras ciudades.

De corteza lisa y grisácea, puede asemejarse a la de los ficus, cuando se le deja crecer, llega a tener una gran copa en forma ovalada. Puede llegar a medir hasta 20 metros de altura.

De abundantes hojas caducas, dejan una bonita estampa cuando caen y quedan a la vista los racimos de sus frutos, las almecinas, colgando del árbol. Son comestibles de 1 cm de diámetro y forma redondeada.

Están maduras a finales de verano.

Monumental alméz en la entrada de la Cueva de los Órganos (Mollina). / Foto Ricardo Pastor.
Está incluida en el catálogo de especies protegidas y amenazadas de Andalucía

¿Dónde crece?

Ligado a las zonas más cercanas a toda la costa mediterránea, siendo más escaso en el interior peninsular. Aguanta bien la sequía y necesita de bastante luz solar directa. En cuanto a suelo no es muy exigente, puede crecer en suelos pobres y pedregosos.

Rara vez lo podemos encontrar de forma silvestre en bosquetes. Más bien aparece de forma individual acompañando a otras especies en laderas de montañas y bosques.

Las almencinas, el fruto del alméz. / Foto Ricardo Pastor.
Antiguamente sus frutos se comían como golosinas por su dulzor (qué mala estaba la cosa)

Usos y Curiosidades

Su madera era muy apreciada para hacer utensilios como horcas, cayados y bastones. Hoy en día podemos encontrar, en mercados artesanales, buenos y duros bastones hechos con esta madera.

Su buena madera da un excelente carbón vegetal y era una gran fuente de energía para las chimeneas.

En Muchos sitios, como en Málaga, el hueso de las almecinas servía de proyectil para las cerbatanas fabricadas de forma manual con cañas o con el canuto del clásico boli Bic. Todo un juguete para los niños de la época.

El célebre cantante Rockberto de Tabletón hablaba de su infancia y como jugaba con las “almencinas” en su canción Guadalmedina. “Río Gaudalmedina, donde jugué de chavea, eso sí que eran pedreas y canutos y almencinas.”

Ramas y hojas de alméz. / Foto Ricardo Pastor.
Su madera también se empleó para la fabricación de toneles, carretas y remos
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

  • Árbol de la familia de las Ulmaceas
  • Altura: Entre 10 y 15 metros
  • Frutos (almecinas): Ramilletes colgando a modo de péndulo
  • Hojas simples, alternas y caducas en forma ovalada y ligeramente dentada
  • Forma de la copa redondeada
  • Flores amarillentas
X