Algarrobo

(Ceratonia siliqua)

¿Cómo es?

Este robusto árbol tiene una corteza irregular de color grisáceo, unas fuertes y profundas raíces (las laterales pueden llegar a los 40 metros). El tronco es rugoso en la parte baja y más liso en las ramas. La madera es muy dura, rojiza y resistente a la humedad. Las hojas son de un color verde oscuro muy vivo que brillan con los rayos del sol. Los frutos, llamados algarrobas, son unas vainas verdes comestibles (son legumbres) que crecen de febrero a mayo, en el verano se tornan a un color marrón oscuro. El tiempo de recolección es en el mes de septiembre. Las vainas contienen entre 6 y 12 garrofines (nombre de las semillas), son aplanados, muy duros, de color negro y muy brillantes. Están preparadas para resistir hasta 4 o 5 años para conseguir la germinación.

Ejemplar de algarrobo. Foto / Ricardo Pastor
Los antiguos joyeros árabes y judíos utilizaron el garrofín (semillas del algarrobo), por su uniformidad en peso, como patrón de medida para el oro. 200 miligramos cada garrofín, el peso de un quilate

¿Dónde crece?

Crece en toda la cuenca mediterránea, necesita de climas cálidos, secos y soleados. No es nada exigente con el terreno, puede crecer en hábitats áridos con suelos pobres o incluso lo podemos ver en zonas pedregosas, donde pocas plantas pueden sobrevivir. Prospera sobre todo en zonas cercanas al mar, no le gustan los fríos y no suele salir adelante a más de 600 metros. Tolera bien la salinidad del suelo y es resistente a las plagas. No suele formar bosques, más bien aparece de forma dispersa acompañado de lentiscos, retamas, olivos, encinas, etc. Es posible encontrarlo en medio de casi todos los hábitats.
Debido a sus grandes raíces es muy eficiente para combatir la erosión de los terrenos, otro de los grandes problemas que padecen nuestros montes y sierras.
Es un árbol perfecto para adornar jardines urbanos; por su belleza, por ser una especie autóctona y por los pocos cuidados que requiere, sobre todo por no necesitar riegos, con lo que ahorraríamos en agua, un bien cada vez más escaso en nuestras latitudes.

En Málaga es posible toparse con algarrobos en muchos lugares, muchos de gran porte como el Algarrobo de Casas Viejas, en el término municipal de Málaga capital, o el del Cortijo La Cacería, en Casarabonela. Pero basta para dar un paseo por el campo para encontrar ejemplares portentosos. Realmente asombra ver el verdor de sus hojas en pleno verano, y con la sequía que padecemos. Todo un prodigio natural.

Las siempre verdes y brillantes hojas del algarrobo. Foto / Ricardo Pastor
Solo hay dos pueblos en el mundo que se llamen Algarrobo, uno está en Málaga y el otro en Argentina

Usos y Curiosidades

Su dura madera se utiliza en carpintería, también en artesanía y antiguamente para dar calor a las lumbres de las casas. Pero lo más utilizado es su fruto, las algarrobas. Siempre se utilizó como sustituto del cacao, sobre todo en tiempos de escasez. Lo que no sabían la gente humilde es que estaban dando un superalimento a sus hijos.
Se secan al sol, se tuestan, se muelen y la harina resultante era ese “chocolate en polvo”. Otro uso importante es para la alimentación del ganado, sobre todo cerdos. Su dulzor las hace muy apetecibles a los animales. La medicina tradicional se consume para limpiar el intestino, el estreñimiento o la falta de apetito.
La medicina también utiliza las algarrobas para la fabricación de medicamentos. De hecho, hay plantaciones de algarrobos para su uso químico.

Ejemplar de algarrogo de gran porte. Foto / Ricardo Pastor
En los años 50 España fue el primer país en fabricar goma del garrofín
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

2 comentarios en «Algarrobo»

  1. Gracias por el interesante artículo. Hubo una temporada que me dio por hacer bizcocho de algarroba y el resultado es magnífico. Su aspecto y sabor recuerdan al chocolate y tiene un gusto único y muy agradable. Para los celiacos es ideal. Recetas: San Google. Un abrazo a todo la gente de Escapadas.

    Responder
  2. Gracias por el comentario y la por la información, Javier Eugercio. Es un precioso y beneficioso árbol que quitó hambruna en los malos tiempos. Me encanta encontrarlo en mis paseos por el campo, sobre todo al atardecer, cuando le dan los rayos del sol de lado.

    Responder

Deja un comentario

  • Arbusto de la familia de las fabáceas.
  • Altura hasta 10 metros.
  • Frutos: la algarrobas, en forma de vaina de judía.
  • Hojas ovaladas perennes de un color verde oscuro brillante en el haz (parte de arriba) y de un verde más claro en el envés (parte de abajo).
  • Ramas gruesas y largas formando copas grandes.
  • Flores discretas en racimo con un fuerte olor.
X