Martín pescador

Alcedo Atthis

¿Dónde se deja ver?

Esta pequeña “bala” con alas es relativamente fácil de observar en muchos de los ríos y arroyos de nuestra geografía.

Tienen que tener la suficiente vegetación de ribera y con suficiente vida, es decir, con pececillos y anfibios, para que este experto pescador tenga sus posaderos cerca de los charcos, de esta manera puede hacer sus ataques lanzándose como un proyectil al agua para capturar su presa.

Están muy mimetizados entre el follaje, por lo que para poder verlos es necesario estarse quieto en una zona susceptible de su presencia, suelen tener los mismos lugares de actuación. También escuchando su agudo trino lo podremos localizar. Vuela con firme dirección paralelo al agua y a baja altura batiendo las alas muy rápidamente. Es un destello azul. Cuando pesca su presa vuelve al mismo posadero desde donde se ha lanzado y la engulle.

Martín pescador en su posadero. / Foto Ricardo Pastor.
Son muy veloces cuando se lanzan, llegan a alcanzar los 70 Km/h.

¿Cómo vive?

En general, esta llamativa ave es residente en nuestros ríos, hace dos puestas al año, primavera y finales de verano. Su dieta se basa sobre todo en peces de pequeño tamaño, también de crustáceos, moluscos, pequeños anfibios, e incluso insectos. Hace sus propios nidos y en ocasiones utiliza recovecos naturales o madrigueras abandonadas. Durante el día se desplaza río abajo, río arriba haciendo sus paradas en lugares clave para sus esperas y ataques.

Desgraciadamente tiene una alta mortalidad, bien por depredación, por no superar una inmersión o por la destrucción y contaminación de ríos y humedales. Su visión es excelente, tanto fuera como cuando bucean bajo el agua detrás de su presa. Con sus sonidos pueden anunciar a otros la abundancia de comida, la existencia de peligro, etc.

Martín pescador expulsando una egagrópila. / Foto Ricardo Pastor.
Existe poco dimorfismo sexual. Se nota sobre todo en el pico entero oscuro en machos y anaranjado por la parte de abajo en hembras.

¿Dónde se encuentra?

Muchos son los ríos, arroyos, embalses o humedales en los que brilla este fenómeno pescador. Río Verde, Guadalhorce, Genal, embalse de la Viñuela, etc. Incluso, alguno muy osado, utiliza las barandillas del lago del Parque de Oeste, en la capital, como posadero para sus capturas. El paso peatonal sobre la nacional 340 en la desembocadura del Guadalhorce, mirando del puente hacia el mar, en muchas ocasiones nos deleita con sus movimientos un bonito ejemplar de Martín pescador.

La bala azul sobrevolando un río. / Foto Ricardo Pastor.
No solamente lo podemos encontrar en agua dulce, en ocasiones los podemos ver en acción en la costa.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

  • Tamaño: Es de pequeño tamaño y rechoncho. 16-17cm.
  • Envergadura: 24-26cm
  • Pico recto y desproporcionadamente largo en forma de daga.
  • Patas cortas de un color rojizo vivo.
  • Plumaje de varios colores llamativos, brillantes y metálicos. Azules, naranjas, blancos y verdes.
X