Cabra montés

Capra pyrenaica

¿Dónde se deja ver?

Este bóvido es ahora bastante abundante en la península. Es una de las especies cinegéticas por excelencia. Muy castigada por los cazadores hasta principios del siglo XX, es a partir de 1950 cuando se crean medidas serias de conservación.

Las hembras suelen ir en manada junto con los chivos, pastando o desplazándose casi siempre por zonas rupícolas (lugares rocosos), es admirable la facilidad con que se mueven por zonas con pendientes imposibles.

Son esquivas con el hombre, aunque en zonas muy frecuentadas por visitantes, pueden llegar a comer de la mano, algo que no es muy aconsejable, ya que, de esa manera, sería muy fácil para un furtivo matar sin hacer ruido, es decir, sin pegar un tiro.

Hay que ir tranquilos y en silencio por el monte, solo así, podremos observar esta bonita y ágil criatura más cerca. Si se ve en peligro, verás que emite un silbido para avisar a las demás. Tardarán tres segundos en desaparecer de tu vista.

Hembra de cabra montés. / Foto Ricardo Pastor.
Cuanto mayor es su cornamenta, mayor es su capacidad reproductiva

¿Cómo vive?

Su dieta es casi exclusivamente herbácea, en épocas de escasez, no duda en encaramarse para comer hojas de árboles o arbustos.

Suele tener más actividad con la caída del sol o por la mañana temprano. En las altas horas del día acostumbra a descansar en lugares apartados y altos. Muchas veces, si observamos el filo del horizonte en zonas rocosas, podremos ver como asoman las cornamentas de los machos.

Pueden alcanzar hasta los 20 años de edad, en época de celo, entre noviembre y diciembre, se producen fuertes peleas entre machos para cubrir a la hembra. Paren una sola cría, aunque algunas veces salen gemelos.

Los machos lucen espectaculares cornamentas de más de un metro, “medallas” muy codiciadas por cazadores que casi estuvieron a punto de extinguirla.

En la península no tiene depredadores naturales, salvo en algunas zonas como Gredos o sierra de la Culebra donde el lobo, cada vez más presente, sí puede ser su presa. Se dan casos de ataques de águila real o zorros que pueden capturar cabritos.

Los principales problemas que presenta para su conservación son la hibridación con cabras domésticas, la introducción de especies invasoras en su territorio como el arruí o el muflón, enfermedades como la sarna y como no, la caza furtiva de machos adultos.

Época de celo de la cabra en el Torcal de Antequera. / Foto Ricardo Pastor.
Les encanta la sal, acuden en manada a las carreteras cuando hay un temporal de nieve y arrojan la sal por el firme

¿Dónde se encuentra?

Málaga cuenta con una abundante población. Casi ninguna sierra de la provincia se escapa de la presencia de la cabra montés.

Sierra Tejeda y Almijara cuentan con el mayor censo con más de 3000 ejemplares, Torcal de Antequera, Sierra de la Nieves, Sierra de las Cabras o los Montes de Málaga, son otros lugares donde casi con seguridad se nos puede cruzar en el camino.

Hembra con chivín en la Sierra de las Nieves. / Foto Ricardo Pastor.
En las violentas peleas los machos chocan sus cornamentas produciendo un ruido que se escucha a larga distancia
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

  • Tamaño macho: Hasta 1,5m de largo y 80cm hasta la cruz
  • Peso machos: Entre 80kg y 120 kg
  • Tamaño hembra: 1,2m de largo y 60cm hasta la cruz
  • Peso hembra: Entre 40kg y 75kg
  • Color: Pardusco, zonas blanquecinas y negro (en machos)
X