El castillo de Archidona: El origen de la Leyenda de los Enamorados

El castillo de Archidona da origen a una de las leyendas más famosas del antiguo Al-Ándalus, la que protagonizaron Tagzona y Tello. Tuvo su fatal desenlace en la Peña de los Enamorados, que se divisa perfectamente desde la fortaleza.

Javier Almellones

Archidona era conocida como Oscua por los fenicios, pero más tarde los romanos la denominaron Arx Domina, hay quien lo traduce a nuestro castellano actual como ‘Señora de las alturas’. De esta forma se describía la zona alta del casco urbano(ocupada posteriormente por el castillo árabe), a la que se conoce como el Cerro de la Virgen Aún se conservan restos de aquel recinto amurallado, que todavía hoy se antoja inexpugnable al estar situado sobre una colina desde la que se divisan las fértiles tierras ahora pobladas por olivos.

Durante siglos este recinto amurallado fue de gran importancia estratégica. No en vano, la medina árabe fue capital de la denominada Cora de Rayya, la división administrativa que coincide con el interior de la provincia. Alli fue proclamado emir Abderramán I en el año 756.

Algunas crónicas histórica que el castillo fue conquistado por el famoso rebelde muladí Omar Ben Hafsún en varias ocasiones, aunque finalmente fue tomado por el mismísimo Abderramán III en el año 907.

Este edificio, declarado como Bien de Interés Cultural, también es el origen de una de las leyendas más famosas del antiguo Al-Ándalus, la que protagonizaron Tagzona y Tello, que tuvo su fatal desenlace en la Peña de los Enamorados, que se divisa perfectamente desde la fortaleza. Esa creencia popular señala el castillo como el lugar donde nació la pasión de un amor imposible entre la hija de un rey musulmán y un noble cristiano hecho preso y encerrado en una de sus mazmorras.

La joven Tagzona no sólo lo liberó sino que emprendió la huida junto a él. Al ser sorprendidos en su huida, los soldados árabes los persiguieron hasta esa gran roca caliza situada a mitad de camino de Antequera. Una vez que alcanzaron su cima, los dos enamorados decidieron tirarse al vacío para poner fin a sus vidas, ya que sabían muy bien que el rey no aprobaría nunca esa relación.

Uno de los motivos que hace recomendable esta visita son las vistas panorámicas y los restos de la antigua fortaleza. En los últimos años se ha rehabilitado y puesto en valor tanto el entorno como la ermita de la Virgen de Gracia, construida sobre la antigua mezquita. En su interior todavía hoy se conservan algunos de los rasgos arquitectónicos del templo árabe, que conviven perfectamente con los de la parroquia. Además, recientemente se ha inaugurado en un edificio aledaño un centro de interpretación de la cultura mozárabe, donde se podrá conocer más datos sobre este enclave lleno de paisajes, historia y leyendas.

Todas estas edificaciones, a las que habría que unir la ermita de San Antonio, situada antes de llegar a las primeras murallas, forman una interesante agrupación arquitectónica, que se complementa con las edificaciones dieciochescas que se pueden encontrar en el actual casco urbano.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

3 comentarios en «El castillo de Archidona: El origen de la Leyenda de los Enamorados»

Deja un comentario

X