Castillo de la Duquesa, la fortaleza que alberga un museo arqueolólgico

Javier Almellones

Ni sus playas. Ni sus espetos. Ni su puerto deportivo. Nada de esto debería eclipsar al Castillo de la Duquesa, la fortaleza que alberga un museo arqueológico sorprendente en el litoral de Manilva. Esta población de la Costa del Sol Occidental, en el límite con territorio gaditano, cuenta con dos baluartes del sistema defensivo y de vigilancia de esta franja mediterránea. Por su antigüedad y por su ubicación, sobresale la torre vigía que se puede ver en Punta Chullera, muy cerca de la desembocadura del Guadiaro y con unas vistas privilegiadas del Peñón de Gibraltar. Fue usada hasta el XVIII como parte del sistema de vigilancia.

El Castillo de la Duquesa ha tenido varios usos a lo largo de su historia.

Precisamente en ese mismo siglo, en torno al año 1767, durante el reinado de Carlos III, se levantó el castillo de La Duquesa. También conocido como el Fortín de Sabinillas, por su ubicación junto a ese barrio de Manilva, está situado varios kilómetros hacia el este de la mencionada torre de Chullera. Esta fortaleza se encuentra en un realtivo buen estado de conservación, ya que se le han dado varios usos, como cuartel de los carabineros, como dependencias del Ayuntamiento o incluso como viviendas. Durante muchos años del pasado siglo el castillo de la Duquesa estuvo habitado por vecinos de la zona que no tenían casas propias.

Su primer objetivo era el de proteger el perímetro del Peñón de Gibaraltar, que llevaba ya varias décadas en posesión de los ingleses. Curiosamente, 3l mayor ataque sufrido por este fortín tuvo lugar durante la Guerra de la Independencia, cuando los franceses, que lo habían ocupado, fueron hostigados por las tropas inglesas.

El Museo Arrqueológico de Manilva está en el interior del Castillo de la Duquesa.

Actualmente, alberga al Museo Arqueológico Municipal, donde se pueden ver algunos de los restos hallados en el yacimiento romano del entorno, datado entre el final del siglo I d.C. y los primeros años del V d.C. Allí se pueden ver ollas, cuencos, platos, cazuelas y varias jarras de cerámica, a las que hay que añadir otros utensilios de la cocina, como platos, copas y jarritas.

También se exponen un ajuar funerario, elementos destinados al cuidado personal, los adornos para realzar su aspecto externo, elementos de pesca y utensilios de la vida cotidiana, así como la recreación de una tumba de inhumación, entre otros vestigios interesantes.

Por todo ello, este castillo es un lugar indispensable si visitas Manilva y su costa.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

1 comentario en «Castillo de la Duquesa, la fortaleza que alberga un museo arqueolólgico»

Deja un comentario

X