Benalmádena, una villa para disfrutar con los sentidos

Javier Almellones

Cuidadas playas, importantes zonas de ocio y tres núcleos urbanos con identidad propia aguardan en Benalmádena, un próspero municipio turístico ubicado en la Costa del Sol Occidental. Así, de los tres, Benalmádena Pueblo es el núcleo histórico del municipio. Levantado a 241 metros sobre el nivel del mar y a 2,7 kilómetros de la costa, conserva el sabor de la tradición y el encanto de los pueblos andaluces de montaña. Por su inmejorable y privilegiada situación es un punto desde el que se puede admirar toda la costa, es, como figura en escudo, “vigía de la Costa”.

La Niña de Benalmádena, obra de Jaime Pimentel

Precisamente, en ese núcleo urbano se puede visitar la Iglesia de Santo Domingo Guzmán, situada en los Jardines del Muro. La parroquia levantada en el siglo XVII y reformada a mediados del siglo XX. También en Benalmádena Pueblo una de las visitas obligadas es el Museo Arqueológico Municipal y de Arte Precolombino, un bello edificio que dispone, además de restos hallados en el propio municipio, de una de las colecciones de arte precolombino más completa fuera de América.

El núcleo histórico también tiene su emblema: La Niña de Benalmádena, una escultura de bronce realizada por Jaime Pimentel y situada en la Plaza de España, lugar donde de una forma u otra van a desembocar todas las calles de la villa.

El recorrido patrimonial por Benalmádena Pueblo continúa por el Castillo de Colomares, en la urbanización El Viñazo. Construido a finales del XX y dedicado a Cristóbal Colón en homenaje al Descubrimiento de América, es un recinto de extremada belleza. En su interior merecen especial mención sus vidrieras, de gran valor artístico.

A poca distancia de Benalmádena Pueblo, se encuentra la estupa budista (inaugurada en 2004). Es la más grande de las existentes en el mundo occidental y lugar de meditación para cuantos la visitan. Su ubicación y sus impresionantes vistas al mar le confieren un singular atractivo.

Calle de Benalmádena Pueblo

Pero, esta localidad también dispone de una amplia oferta de recursos turísticos relacionados con el ocio, como el Mariposario de Benalmádena. Este enclave temático es con 2.000 metros cuadrados el espacio más grande dedicado a las mariposas en Europa, donde vuelan entre 1.500 y 2.000 especies exóticas originarias de las áreas tropicales de todo el mundo.

Y lo que nunca pasa desapercibido en esta villa costasoleña es su Teleférico, que une Arroyo de la Miel y la cima del Monte Calamorro, a casi 800 metros sobre el nivel del mar. Desde esta cima se puede gozar de una más que completa oferta de ocio que va desde exhibiciones de cetrería a los ejercicios de doma del caballo español o la práctica del senderismo.

Mariposario de Benalmádena

Por su parte, la oferta de ocio se complementa en el término municipal de Benalmádena con otros espacios, como el Parque de Atracciones “Tívoli World”, situado en Arroyo de la Miel, que conforma un mundo mágico de diversión para todos los gustos y para todas las edades.

El Parque de La Paloma, con sus 200.000 metros cuadrados de zonas de recreo, es el gran espacio verde de Benalmádena. En su interior se encuentra el Parque de la Naturaleza Selwo Marina (Incluye un Delfinario y del único Pingüinario de Hielo de toda Andalucía) y el Jardín del Cactus (Cuenta con más de 2.000 ejemplares se dividen en cerca de 450 especies diferentes).

Puerto Marina

Como espacios urbanos sobresale la emblemática Plaza de la Mezquita, en pleno centro de Arroyo de la Miel, mientras que en Benalmádena Costa se encuentra el Puerto Deportivo, que, con más de un millar de atraques, es todo un referente en la Costa del Sol. Entre sus instalaciones, también se incluye el Sea Life, un parque submarino en el que se exponen de forma didáctica la flora y fauna.

En su entorno, se encuentra otro de los reclamos más conocidos de la localidad, su litoral, en el que conviven en una simbiosis perfecta sus paseos marítimos y sus cuidadas playas. En esta zona, también sobresale el complejo turístico Torrequebrada, que cuenta con el casino de mayor prestigio de la Costa del Sol y única sala de fiestas de todo el litoral donde se ofrece un magnífico espectáculo de flamenco.

Benalmádena también tiene reminiscencias de su pasado árabe en su propio nombre y en uno de sus lugares más emblemáticos, el Castillo Bil Bil, construido a princpios del siglo pasado y utilizado actualmente como centro cultural. Y también nos recuerda su origen andalusí los Baños Árabes, un moderno balneario donde el agua actúa como relajante.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

X