Antequera, la ciudad de las iglesias

Antequera, por su parte, cuenta en su casco urbano con una treintena de edificios religiosos, entre iglesias y conventos, que delatan la importancia de la ciudad entre los siglos XVI y XVIII.
Javier Almellones

Javier Almellones

Iglesias, ermitas, capillas y, por supuesto, catedrales, conforman la red del patrimonio eclesiástico de la provincia de Málaga. Además del amplio patrimonio de la capital de la Costa del Sol, también hay que incluir otras ciudades y pueblos, como Archidona, Antequera, Ronda o Vélez-Málaga, que atesoran verdaderas joyas del Renacimiento y del Barroco.

Un buen ejemplo es Archidona, que tiene edificios tan singulares como el Convento de las Mínimas, aún habitado por las religiosas de esta orden o el convento de Santo Domingo, hoy convertido en un hotel escuela donde se forman numerosos profesionales de la restauración y del turismo.  La iglesia de Santa Ana, erigida originalmente en 1505 en lo que se denomina como Villa Baja, o la de Jesús Nazareno levantada a finales del XVII son otros monumentos de interés de esta acogedora ciudad. En el entorno del castillo, se erige la ermita de la Virgen de Gracia, construida sobre la antigua mezquita. Todavía hoy se conservan algunos de los rasgos arquitectónicos del templo árabe.

Antequera, por su parte, cuenta en su casco urbano con una treintena de edificios religiosos, entre iglesias y conventos, que delatan la importancia de la ciudad entre los siglos XVI y XVIII. Sobresale, especialmente, la Real Colegiata de Santa María la Mayor, situada entre las murallas de la Alcazaba. Otros templos de importancia en esta ciudad monumental son los conventos de San Agustín, de la Victoria, de Santa Clara y de Santo Domingo y las iglesias de Santiago, de San Juan de Dios y de San Juan.

Vélez-Málaga, por su parte, es el principal referente de la Axarquía en lo que se refiere a patrimonio eclesiástico. Para comprenderlo basta con acercarse a su casco antiguo y visitar algunas de sus construcciones religiosas más importantes, como son el convento de San Francisco, donde se incluye la iglesia de Santiago, o las parroquias de la Encarnación y de San Juan Bautista.

En su término municipal también hay numerosas ermitas, aunque la más conocida está en la zona alta de la ciudad, en el cerro de San Cristóbal. Se trata de la capilla que lleva el nombre de la Virgen de los Remedios, conocida también como la ‘capilla transparente’, ya que en los últimos años el artista local Evaristo Guerra ha pintado en su interior murales que reflejan los paisajes del entorno.

También Ronda, considerada como una de las ciudades monumentales más importantes de Andalucía, aglutina un importante legado religioso. Entre ellas sobresale la iglesia de San Sebastián, que tiene como particularidad un alminar árabe que hace las veces de torre campanario, o el convento de Santo Domingo, que fue mandado a construir por los Reyes Católicos en 1.485.

Mucho más antigua es la ermita de la Virgen de la Cabeza, un conjunto rupestre, cuyo origen puede estar entre los siglos IX y X. A pesar de su antigüedad, el templo se conserva en buen estado, manteniendo aún la zona dedicada al culto y las dependencias monásticas, ya que la gruta fue habitada permanentemente por habitantes de la Serranía. Además de ser un interesante complejo monumental, hoy en día conserva su carácter religioso, gracias a eventos como la romería de la virgen de la Cabeza. 

En la ciudad de Málaga, sobresale obviamente la Catedral de la Encarnación, aunque también tienen características muy singulares el Santuario de la Victoria, el Convento de las Capuchinas, la Iglesia de los Mártires o el Palacio Episcopal, que es un conglomerado de construcciones diversas (siglos XVI-XVIII), de distintas formas y estilos, que han experimentado innumerables transformaciones a lo largo del tiempo en función de las necesidades de uso.

También sobresalen los espacios expositivos. En concreto, hay dos: Los de las cofradía de Estudiantes y del Santo Sepulcro. También se podría incluir aquí el de las Cofradías de Semana Santa, ubicado en el Muro de San Julián. Entre todos ellos, contienen piezas de gran valor artístico e histórico.

De todas las parroquias, la más antigua es la iglesia de Santiago (año 1.490). Fue levantada sobre una mezquita y conserva lo que antes fue un alminar. De la primitiva fachada sólo se conserva, tapiada, la puerta central de estilo mudéjar. El interior del templo, gótico-mudéjar, presenta tres naves, aunque en sus orígenes tuvo sólo una. En esta iglesia fue bautizado Picasso en 1881

Deja un comentario

X